sábado, diciembre 27, 2008

La clave está en lo crudo

43402544_b2d298714d Las cámaras reflex digitales se diferencian de sus predecesoras fotoquímicas en un aspecto fundamental: las imágenes ya no se forman en una película fotosensible, sino que son captadas por un sensor (una especie de ojo electrónico) y se guardan en un formato digital, como los ficheros en un disco duro. Con las reflex fotoquímicas, tenías que sacar el carrete con cuidado para que no se velaran las fotos, y llevarlo a un laboratorio para que obtuvieran un negativo de la imagen que luego "positivaban" en papel. Con las cámaras digitales, el tema ha cambiado un poco.

Si la película ya no existe, y la fotografía se guarda como un fichero en un disco duro ¿en qué formato se guarda esa fotografía? Prácticamente todas las cámaras digitales pueden almacenar la imagen en dos formatos. Uno de ellos es el conocido JPG, estándar de la web, que ocupa poco espacio gracias a la compresión con que se almacena y que puede inspeccionarse inmediatamente en cualquier ordenador.

El otro, conocido genéricamente como RAW (crudo en inglés) ocupa mucho más que el JPG, pero proporciona una serie de ventajas incuestionables: la imagen apenas se modifica por la cámara, y guarda todos los detalles de la imagen tal y como fue tomada. Esto permite procesarla en el ordenador, modificando convenientemente aspectos como por ejemplo el balance de blancos. Todavía hay una ventaja más. Tanto en un formato como en otro, el color se almacena separando la luz en sus componentes rojo, azul y verde. Cada píxel de la imagen se construye "mezclando" cada componente.

rgb

Pues bien, mientras que en JPG cada color está representado por un número entre 0 y 255 (8 bits por color, 24 bits en total), en RAW cada color está representado por un número entre 0 y 65535 (16 bits por color, 48 bits en total), lo que permite una mayor precisión en los colores. Es por todo ello que este formato ha recibido el peculiar nombre de "negativo digital".

Por todos estos motivos, todos los fotógrafos saben que deben disparar en formato RAW (excepto yo, que lo aprendí hace poco ;-).

Pero Wil, vale, si el RAW ese está tan bien, ¿por qué la clave está en lo crudo?

Porque RAW no es un formato estándar entre los fabricantes, y en ocasiones ni siquiera es estándar entre distintas cámaras de un mismo fabricante, mientras que JPG sí que lo es. Es más, como tal el formato RAW no existe, todos los formatos propietarios reciben esa denominación genérica para recalcar que la imagen se guarda sin "cocinarla", en crudo, pero cada fabricante tiene un concepto distinto de qué es lo crudo. Así que cada fabricante proporciona sus propios programas para procesar las fotos en ese formato (aunque algunos programas son inteligentes y pueden leer distintos "crudos").

openraw_claim_51_black Por eso me he alegrado al ver que existe una iniciativa por parte de muchos fotógrafos e interesados, en documentar los formatos RAW de cada fabricante, y de esa forma preservar el depósito de imágenes digitales de un fabricante a otro y de una cámara a otra. ¿Qué ocurre con mis fotos realizadas con una Nikon D40 si me he decidido a comprar una Canon 1D Mark III que tiene un formato RAW distinto? ¿Qué pasa con mis antiguos "negativos"?

Me sorprende que las empresas todavía no hayan abrazado formatos abiertos. Quizá esperan que los usuarios, una vez que ya han probado las bondades de los estándares, permanezcan callados frente a un formato propietario, que vincula su obra a una determinada herramienta, y las hace inutilizables para otras.

La foto del sensor (de 5 megapíxels) es de jurvetson.
La foto de los
astronomicones es de wilsoke ;-)