lunes, mayo 05, 2008

Para nada

Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

...Y mi corazón
que se queda en ellos.

Ángel González

2 comentarios:

amali dijo...

chiqui es muy pesimista este poema, no? me ha recordado a blas de otero ¿te sientes asi? yo me pregunto a dónde irán nuestras obras pero confio en que, como la energía, se transformen. Niñooo que le falta luz y color a tu blog! cuéntame...

Intro-spectre dijo...

Sin ánimo de parecer borde, creo que hay caminos que uno debe recorrer, vivirlos, abrazarlos, sentirlos... Luego ya se verá... Muchas gracias...