viernes, octubre 10, 2008

¿Está Google haciéndonos estoopidos?

¿Te gusta leer? ¿Llevas mucho tiempo conectado a la Red? ¿Has notado que cada vez más te cuesta leer un libro tal y como lo leías antes, es decir, olvidándote del mundo y leyendo treinta páginas de una vez? ¿O tan sólo consigues leer una o dos y en seguida la mente se te va a otra cosa?

Si es así, tranquil@, no estás sol@.

logoNicholas Carr, escritor estadounidense que subió al candelabro de la mano de un polémico libro llamado "Does IT matter?" (¿Importan las TI?), publicó un artículo en TheAtlantic.com, titulado "Is Google making us Stoopid?" (¿Nos está haciendo Google Estoopidos?) en la que expone su media preocupación por esa aparente "falta de concentración".

Over the past few years I’ve had an uncomfortable sense that someone, or something, has been tinkering with my brain, remapping the neural circuitry, reprogramming the memory. My mind isn’t going—so far as I can tell—but it’s changing. I’m not thinking the way I used to think. I can feel it most strongly when I’m reading. Immersing myself in a book or a lengthy article used to be easy.

(En estos últimos años, he tenido una incómoda sensación de que alguien, o algo, ha estado "arreglando" mi cerebro, reasignando la circuitería neuronal, reprogramando la memoria. No estoy perdiendo la cabeza —hasta donde puedo decir— pero está cambiando. Ya no pienso como pensaba. Lo noto más intensamente cuando estoy leyendo. Sumergirme en un libro o un artículo extenso solía ser fácil).

En su opinión, la causa de todo ello es Internet, y en particular la manera en la que accedemos a la información que nos proporciona. Es cierto que Internet y su santo patrón Google (¿dije patrón?) nos ha proporcionado el medio para obtener prácticamente cualquier tipo de información que necesitemos (tanto que me atrevo a conjeturar que si no está en Internet, no existe). Pero es un regalo envenenado. En sus propias palabras:

As the media theorist Marshall McLuhan pointed out in the 1960s, media are not just passive channels of information. They supply the stuff of thought, but they also shape the process of thought. And what the Net seems to be doing is chipping away my capacity for concentration and contemplation. My mind now expects to take in information the way the Net distributes it: in a swiftly moving stream of particles. Once I was a scuba diver in the sea of words. Now I zip along the surface like a guy on a Jet Ski.

(Como apuntó el teórico de los medios de comunicación Marshall McLuhan en los años 60, los medios no son sólo canales pasivos de información, Proporcionan el material para el pensamiento, pero también moldean el proceso de ese pensamiento. Y lo que parece que está haciendo la Red es minar mi capacidad de concentración y contemplación. Ahora, mi mente espera obtener información de la forma en la que la Red lo distribuye: en una corriente de partículas que se mueven rápidamente. Una vez fui submarinista en el mar de las palabras. Ahora me deslizo por la superficie como un tipo en una moto acuática).

Es decir, ya no es tanto en sí el cambio de medio, sino el cambio en nuestra manera de procesar la información que nos llega por él. Y por lo visto, conciliar ambas formas de lectura y de paradigma mental no es fácil (o no estaríamos hablando de esto). Aunque los estudios sobre este tema son pocos, los publicados apuntan a que estamos cambiando nuestros hábitos mentales. No leemos menos, pero lo que leemos lo leemos de otra forma ("no sólo somos lo que leemos, sino también somos cómo leemos").

¿Y vosotros? ¿Lo habéis notado? ¿Cambio Internet la manera en la que pensáis?

2 comentarios:

Miri dijo...

La verdad es que yo no he notado nada. Pero nada de nada. Sigo leyendo igual que siempre y googleo como la que mas.

Introspectre dijo...

@mirichan Pues chica, entonces lo mío sólo puede ser achacable a la edad ;-P A mi últimamente me cuesta infinito centrar la cabeza en más de dos páginas de texto :-S